6 tipos de clientes difíciles y cómo lidiar con ellos

clientes-dificiles

Todos habremos escuchado la frase ritual: “el cliente siempre tiene la razón”, pues después de leer esto, te darás cuenta de que eso no es tan cierto.

A veces estamos tan entusiasmados con los nuevos clientes, que llegamos apagar nuestra alarma detectora de clientes especiales. Otros, tal vez, no tengan la experiencia suficiente para identificarlos, eso es totalmente razonable: por ello hoy te enseñamos no solo a clasificarlos; sino que además, te diremos los síntomas más recurrentes al momento de tratar con este tipo de clientes.

A veces tienes ganas de llorar, te están dando últimamente ataques de rabia. No tienes ganas de seguir adelante. Son claros síntomas de que estas lidiando con un cliente especial, así los llamo yo. Estos tipos de clientes pueden ser una bomba de tiempo para las empresas que recién están comenzando(pymes) por ello su vital importancia de detectarlos a tiempo y saber cómo tratarlos.

Aquí los seis tipos de clientes especiales, según nuestra experiencia:

1. El indeciso o el que no sabe lo que quiere: la indecisión es una actitud que debemos descartar en el mundo de los negocios, existen muchos clientes que no tienen ni idea de lo que quieren. Prefieren pedir sugerencias a sus proveedores, cuando lo correcto es informarse un poco, para después saber lo que en realidad se requiere. Si escuchas esta frase: “pásame una propuesta” sin darte mayores detalles, temo decirte que estas lidiando con este tipo de cliente. Para este tipo de casos te sugiero noilucionarte con ellos y atiéndelos cuando ya sepan lo que quieren.

2. El cliente que no sabe decir no: Muchas persona siempre quieren quedar bien con todo mundo, y les cuesta decir un NO como respuesta. En apariencia estos clientes sonbuenas personas, pero lo que no saben es que te están haciendo un daño indirecto. Ellos no entiende que al decirte un NO te están haciendo un gran favor, por decirlo así.

Si  ves que tú le das todas las facilidades, pero las decisiones tardan en llegar, te temo informar que estas frente a este tipo de cliente, en estos casos lo recomendable es hacerce a un lado.

3. El que no paga: En este tipo de  clientes hay que hacer una clara diferenciación entre honesto y el que no tiene escrúpulos. El primero es transparente y te advierte. El otro empieza reclamándote servicios que nunca se acordaron, pide informes, modificaciones en plazos irrealizables, con la intención en el mejor de los casos retrasar el pago, y en el peor de simplemente no pagarte.

4. El que no para de pedirte: Como toda relación amorosa, al comienzo todo bien.Los problemas con este tipo de clientes surgen, cuando te pide cambios adicionales no acordados en el contrato. Muchos clientes ignoran el esfuerzo adicional que este tipo de peticiones significan. Recuerda que todo tiene un límite. Lo sugerible en esta sitiacion es hacerle frente y explicarle que todo lo nuevo que pida tendrá un coste adicional. Valora siempre tu trabajo.

5. El que tiene que hacerse valer: este caso se suscita generalmente cuando una persona remplaza a otra en el cargo.

La persona que ocupa un puesto nuevo casi siempre quiere hacerse valer. Su modus operandi  es cambiar  casi todo lo ya establecido  por su antecesor. Exprimir al máximo a los proveedores existentes suele formar parte de su repertorio.En estos casos lo mas recomendable es ganarte su confianza, y decirle que estas a su entera disposición y hacerle notar que es un cliente importante.

6. El cliente que te ningunea: Algunos clientes creen que porque te está pagando puede tratarte sin ningún tipo de respeto.

Es cierto que cada persona tiene un carácter diferente, pero no por ello te deben faltar el respeto, recordemos que hay un gran brecha entre los reclamos y las ofensa.

Si bien es cierto estos clientes pueden ser de vital importancia para la empresa ya que generan ingresos, pero siempre hay que pensarlo dos veces antes de tratar con ellos. Al final la decisión es tuya.

Para finalizar, estos no son todos los tipos de clientes difíciles.Habrán otros, con personalidades muy similares a las que hemos mencionado. Lo importante al final es detectarlos a tiempo, y cortar por lo sano, para no peder tiempo y dinero.